Posteado por: gorkairiondo | septiembre 20, 2010

Ha muerto el abuelo.

El mundo giraba esta mañana más sombrío, hoy España es un poco más injusta, interesada y egoísta, el pueblo ha perdido uno de sus cocheros de confianza, que ahora dirige su diligencia de sabiduría, humor y bonhomía a la estación final, la vida eterna, cantando a su venerada tierra de Aragón, a la utópica libertad, y atusando su bigote canoso, mientras inventa sobre la marcha, maravillosas letras llenas de ingenio y pasión, que algún día, gracias a Dios, disfrutaremos…

El cielo ha ganado un alma pura y agitadora, una luz cristalina que no se refleja, que traspasa, uno de esos faros, resistentes y escasos, que la gente de la calle y con los pies en la tierra, consideraba “Uno de los nuestros”. Un compañero fiel, en la bruma de las alturas. Asentado en la costa de la vida pública, nunca embarcó en el crucero de la fama superficial, ni se dejó corromper por los irresistibles cantos de sirena, prefirió vigilar desde lo alto del peñasco y dirigir su foco sobre las amenazas que la mar tormentosa, nos envía a cada rato.

Para eso fue escritor, cantautor, profesor, poeta, presentador de televisión y hasta político. Todo eso, siendo un hombre de una sola pieza, una persona íntegra.

Yo no tuve la suerte de conocer a José Antonio Labordeta, y sin embargo, su presencia en los medios de comunicación, aliviaba mi fe en el ser humano. Siempre me arrancó una sonrisa, siempre le escuché con atención. Un tipo culto y llano, sensato y valiente, agudo e ingenuo, indomable caballero de inconfundible figura.

Franco y digno, generoso y transparente, carismático, con la inteligencia por bandera, y la ironía por espada, atizando al fascismo con las suaves y rompedoras estrofas de sus canciones.

Recorrió España con una guitarra, y años más tarde, con una mochila. Y quien haya visto esa serie, que no fuimos pocos, no podrá negar el sencillo magnetismo de sus historias rurales, el buen hacer costumbrista de un autor sin fronteras, un presentador o algo más, que traspasaba la pantalla sin adornos ni maquillaje. Simplemente, con educación, amabilidad, cercanía, curiosidad, silencios y divulgación apacible y seria. Simplemente…

Hay muertes que te conmueven y hay muertos que te inspiran. Mucha gente llora desconsolada a José Antonio, por algo será, mal que les pese a unos pocos, y otros muchos, admiramos y admiraremos, su personalidad y su obra, conteniendo una lágrima que asoma pujante, con una fingida frialdad y la lamentable excusa, de quien no le conoció… en persona.

Un hombre capaz de unir esperanza y desesperación, un luchador capaz de sonreír a la muerte, cerrando la puerta de su habitación, y colgando del pomo un cartel de “No molesten. Aún.”, un poeta capaz de cantar las cuarenta al león más pintado, en el Congreso de los diputados.

Un hombre del pueblo, que respetó al pueblo. Y eso es lo que agradecemos…

Ha muerto “El abuelo”. Se han llevado a uno de los nuestros.

¿Habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra que ponga libertad?


Responses

  1. ¿has escrito tú esto Gorka? Maravillosos todos hemos tenido a un abuelo y ahora que soy mayor, creo que siempre he sido parecida a él un poco rara cuand las raices se pierden ya nada tiene sentido. Vosotros creeis en la Utopía y me encanta, sois idealistas. Yo en mi paz espero solo perdonarme y perdonar LA COMPASIÖN Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: