Posteado por: gorkairiondo | abril 28, 2010

Oídos sordos, lenguas febriles

¿Por qué no escuchamos?

Nos indignan las opiniones diferentes y, por supuesto, nos consuelan las que apoyan nuestros criterios o las que nos dan la razón. Nos turba que los argumentos enemigos estén razonados, que no sean tan irreflexivos y desequilibrados como suponemos cuando estamos entre “amigos”. Sentimos pánico, cuando no sabemos defendernos, cuando no encontramos las palabras adecuadas, las sentencias tajantes, que destrocen al adversario, y que nos devuelvan a nuestro trono petrificado. Porque tenemos razón. Aunque no lo sepamos explicar; es algo evidente, indiscutible, es así, y ya está. Lo digo yo, cojones.

No estamos acostumbrados a pensar, porque nos movemos en círculos leales. Los sobreentendidos y los conceptos lapidarios que nos abrazan, nos hacen sentir a gusto, relajados. Es mejor así. No me quiero alterar, ni cansar, ni marear…

¿Por qué no escuchamos? ¿Por qué nos enfadan las ideas encontradas?

¿Qué ocurre si, por casualidad, en uno de nuestros obligados silencios para respirar, una de las flechas toca en blando? ¿Por qué no sabemos reaccionar con sencillez, respeto e inteligencia?

Un día podemos ser condescendientes, claro que sí. Somos maravillosos, y no nos besamos, porque no nos llegamos, pero nos regalamos palmaditas en la espalda, aunque tengamos que dislocarnos el hombro para ello. Buen chico. Y podemos ser respetuosos, sin duda. Un día. O dos, si hace falta. Sobre todo, si nuestro interlocutor es menos ingenioso, más cortito. Podemos reírnos, incluso…

En el mejor de lo casos, de nosotros mismos.

Qué cosas, qué personaje más curioso, hay gente pa tó…

Si vuelvo a ponerme así, me contratarán en Tele 5…

Pero, ¿Qué ocurre si nos encontramos con alguien sensato, que nos rompe los esquemas? O simplemente, un comentario acertado, venga de quien venga…

¿Por qué nos cerramos en banda, y soltamos nuestro rollo rápidamente, antes de escuchar y comprender lo que nos cuentan? ¿Es cobardía? ¿Miedo a estar equivocados, o a haberlo estado toda la vida? ¿Aprensión por lo desconocido? ¿Fobia a la evolución personal? ¿Se está más cómodo en las trincheras que alrededor de una mesa, mirándote cara a cara? ¿Quién leches nos metió en la cabeza que un debate es una discusión con vencedores y vencidos, y no, un intercambio de ideas?

¿Por qué no existen debates, donde la gente se enriquezca y absorba humildemente nuevas reflexiones? ¿Por qué nos cuesta tanto empatizar con los demás? ¿Por qué ponemos cara de escuchar, cuando sólo estamos tejiendo más “evidencias” que demuestren que nuestro jersey es el más bonito?

¿Por qué?

¿Por qué no escuchamos?

¿Por qué me hago estas preguntas?


Responses

  1. No creo que siempre nos molesten. Afortunadamente, aún hay gente que “sabe reaccionar”, que es capaz de escuchar otros razonamientos, analizarlos e incorporarlos a su nuevo pensamiento, vengan de quien vengan.
    ¡Abajo la necedad!. Y ya de puestos y relacionando con el chiste !Abajo la Esteban!

  2. Just want to say what a great blog you got here!
    I’ve been around for quite a lot of time, but finally decided to show my appreciation of your work!

    Thumbs up, and keep it going!

    Cheers
    Christian, Satellite Direct Tv


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: