Posteado por: gorkairiondo | marzo 16, 2010

ELOGIO DE LA MEDIOCRIDAD

Quiero triunfar y ser querido. Por eso prefiero ser mediocre a un genio. Salir en la televisión como Belén Esteban, o Indhira de Gran Hermano, antes que trabajar duro por un sueño, o una vocación.

¡Muerte a la originalidad! ¡Sueño eterno, a la superación! ¡Viva la vulgaridad! ¡Que reine la ordinariez!

Prefiero ser ignorante, antes que sabio. A partir de hoy, buscaré el aplauso fácil y la palmada en la espalda, antes que adoptar una actitud crítica, seré siempre, lo que los demás quieren que sea. Dejaré de aprender y caparé mi ambición, seré humilde y no un inconformista. Así, dentro de unos años podré entrar a los restaurantes, y que me reciban todos los presentes, en pie y con aplausos, podré beber una Coca Cola, balanceándome sobre una tumbona, disfrutando de la brisa que acaricia mi piel, en el jardín de mi chalet de Marbella…

¿Es ése el verdadero camino a la felicidad?

Si alguno de vosotros, me da pruebas fehacientes (Las pruebas siempre son fehacientes, para un mediocre, estoy en mi papel), no dudaré. Seré una gotita más de la ola, y viajaré feliz, hasta que despertemos en la orilla…

La mediocridad nos abraza, nos desgasta y nos ahoga. Cada día recibe una invitación, y entra por la puerta, adueñándose de nuestra vida. Pataleamos y taconeamos, cuando reconocemos la exquisitez, porque nos señala como mediocres.

España. Un país animoso, que desgraciadamente, nunca ha sido gobernada por los más preparados, ni por los más inteligentes.

Parece una maldición que durará para siempre, ¿no?

Qué otra cosa podría exigirse, si los españoles somos como somos…

Zapatero demuestra su torpeza, un telediario tras otro. A pesar de sus buenas intenciones, su inservible e ingenua ineptitud económica lastra los tambaleantes pasos de este viejo país. Y a su rebufo, Rajoy. Una sombra. Incapaz de sacar partido de la crisis galopante, para erigirse en salvador, para salir de las tinieblas…

Incompetencia al cuadrado.

Un país, en el que la esperanza, es Esperanza Aguirre. Una mujer grosera e inculta, que se ríe del pueblo, al que ella, desde luego, no pertenece, por linaje. Ejem. Una iluminada que está dispuesta a conducirnos al futuro, caiga quien caiga. Quiere demostrar que la igualdad de sexos es posible ya mismo. La maldición está a salvo con ella…

El presidente de los empresarios, es Díaz Ferrán. A quien, por sus actos le conoceréis…

De quiebra en quiebra, y tiro porque me toca. Y mientras tanto, sus ex trabajadores, en un limbo vergonzoso, que no avergüenza al culpable.

Un país cuyos sindicatos, enmudecen mientras el paro se dispara, y nadie les pega un tiro en el pie a sus representantes, para que comiencen a moverse…

España, ese estado, que se preocupa por sus genios…

Cuando mueren. Miguel Delibes es el último ejemplo de una sangrante lista que daría para colapsar Internet.

Un país envidioso que critica a Fernando Alonso su excelencia y su sinceridad, que celebra más las desgracias de Carlos Sáinz que sus numerosos y magníficos triunfos, sin darse cuenta, que un fracaso te enseña mucho más, que un periodo de calma. Pau Gasol, Rafa Nadal o Xavi deben mantener una neutralidad pacífica, en un embarazoso equilibrio, para mantener su buena imagen, porque en cuanto se alejan, o se desvíen un poco, del camino marcado por la corrección reinante…

A palos. Las cucarachas, los buitres y las hienas siempre te están esperando…

Un público que se excita con Gravesen y que pita a Guti, que jalea a Caparrós y pone en duda a Lillo.

Un país de iletrados en el que la inteligencia, la aptitud y la cultura se consideran sospechosas…

Un país que prefiere ver a Jorge Javier Vázquez en la televisión antes que a Javier Marías. Que se desvive por las correrías de la ex amante del hijo de un torero. Que por supuesto, pronto tendrá su estatua o el nombre de una calle en su pueblo…

¡Faltaría más! ¡Con lo que ha sufrido!

Un país en el que la sonrojante idea del respeto al prójimo, parece ciencia ficción.

Un país que no valora a Javier Bardem, ni a Luis Tosar, y que los pone en la picota por sus ideas políticas. Que no respeta el compromiso. A no ser que comulgue con sus ideas…

Un país en el que hasta las polémicas más humanas y tradicionales, están politizadas por intereses ocultos. Donde discutir la tauromaquia, te etiqueta con rótulos que no compartes. Un país en el que no se discute la monarquía; por decreto.

Un país en el que la historia se escribe en forma de interpretaciones, y no, de hechos. Y que por supuesto, da miedo. Una historia tan apasionante, que debería ser orgullo de los menos orgullosos…

España, ese país en el que los cerebros se fugan, y no importa, en el que la ciencia, es un unicornio, que vive en los libros…

Un país, en el que Joaquín Sabina debe pagar peaje por escribir grandes canciones, o por haber vivido a su manera, o en el que Manuel Alcántara no es más conocido que Bea la legionaria, ni siquiera en Málaga, o en el que Ferrán Adriá ha necesitado del New York Times, para ganarse un prestigio, que aún ponen en duda algunos… ¿Qué diablos merece?

Yo lo tengo claro. Antes era partidario de disfrutar y aprender de las fascinantes delicias, de Arzak, del Barça de Guardiola, de Ramón J. Sender, de Adolfo Domínguez, de Arturo Pérez Reverte, de Chillida, de Edurne Pasaban, de Fernando Fernán Gómez, de Dalí, de Diego El Cigala, de Juan Antonio Cebrián, de Amenábar, de Unamuno o de Víctor Erice, pero se acabó. Paso página. El año que viene me presento a Gran Hermano…

Así luego podré ir a la Isla de los famosos…

¡Y que nadie ose ser genial! ¡O le muelo a palos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: