Posteado por: gorkairiondo | mayo 15, 2008

COLECCIÓN DE FOTOGRAFÍAS XXII


Don McCullin – Biafra

Don McCullin – Biafra (1969)

“No soy un héroe, aunque he corrido muchos riesgos, mi papel fue ir donde había tragedias para describirlas y volver con un mensaje”. Don McCullin.

La fotografía te deja sin palabras. Simplemente escalofriante.
Don McCullin, uno de los grandes fotógrafos del siglo XX, no necesitó experimentar el éxtasis de Santa Teresa, ni suicidarse, ni buscarse una amante cubana, para empezar una nueva vida. Era fotógrafo de guerra. Una profesión arriesgada. Pero no quiso seguir torturándose por razones equivocadas.
¿Qué ocurrió? ¿Cuál fue su punto de inflexión?
Un día vio a un niño apunto de morir de hambre…
Una imagen sencilla y dramática. Roedora de conciencias….
Tras ese pestañeo, se convirtió en un importante activista de la ONU.
El crío de la imagen sobrevivía en Biafra. Una región sudoriental de Nigeria que había proclamado su independencia el 30 de mayo de 1967, y que terminaría su aventura el 15 de Enero del 70. Tres años fueron suficientes para que los buitres vieran desde el cielo los ríos completamente rojos…
Cerca de un millón de muertos…
Muchos de ellos por culpa de la primera hambruna mediática de la historia…

Biografía de Don McCullin:

Nació en Londres en 1935. Viajó durante treinta años a los conflictos de las zonas más calientes del globo, mostrando los horrores de la guerra desde un punto de vista alejado de cualquier búsqueda estética. Pero también se paró a observar el sida o la pobreza, desde su particular forma de entender la fotografía. Cumplió el servicio militar en la Royal Air Force como ayudante de fotografía aérea. Y ahí surgió su pasión. En 1959 es nombrado responsable del servicio fotográfico de la revista “The Observer” y en 1961 marcha a Berlín para documentar la construcción del Muro. En 1964 su trabajo de documentación de la guerra de Chipre le hace ganador del premio World Press Photo.
“Las guerras tienen diferencias terribles, pero también una uniformidad terrible. Duermes con los muertos, acunas a los muertos, vives con los vivos que se convierten en los muertos”.
En el mismo año se marcha a la guerra de Vietnam. A continuación cubre los conflictos de Nigeria (1968), Camboya (1970), Pakistán (1971), Uganda (1972), Medio Oriente en la guerra del Yom Kippur (1973) y regresa a Vietnam en 1975 para fotografiar la caída de Phnom Penh. También fotografió caníbales y tribus remotas en Indonesia. Diez vidas en una. En los últimos años se conserva alejado de los conflictos mundiales, se ha dedicado a la fotografía del paisaje, centrándose en las vistas de la campiña inglesa en la que vive. Tranquilidad…
Bendito tesoro…

“Me gusta fotografiar el paisaje inglés en invierno, porque está desnudo y es frío y solitario, y, sí me siento feliz… No existe la política. No hay nadie que me diga: sal de mi territorio. No hay nadie que me apunte con su arma. Es casi como si estuviera bebiendo el mismísimo néctar de la libertad. Yo no quería ser fotorreportero de guerra; quería ser fotógrafo de paisajes y paz, lo cual me parece mucho más difícil de fotografiar que la guerra. No se necesita tener mucho ojo para retratar a alguien muriéndose delante de tu cámara”


Responses

  1. Cuando has mencionado a los buitres me ha recordado, en seguida, otra horrible imagen, la de aquella foto que ganó también el pulitzer hace unos pocos años, en la que aparecen un niño agónico en un suelo árido y, a unos metros, detrás, también aparece un buitre esperando …


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: