Posteado por: gorkairiondo | abril 30, 2008

COLECCIÓN DE FOTOGRAFÍAS XI

Abbey Road – Ian McMillan

“Si toda la tinta empleada en escribir de The Beatles se volviera lluvia y cayese sobre el mundo, Noé tendría que desempolvar su arca y navegar de nuevo.” – Vanidades

“Antes de Los Beatles, todo era distinto; después de Los Beatles, nada fue igual”
-John Lennon

“Manolito (preguntando a Mafalda sobre su gusto por los Beatles): ¿Cómo pueden gustarte si no entendés lo que dicen?
Mafalda: ¿Y? A medio mundo le gustan los perros y hasta el día de hoy nadie sabe lo que quiere decir guau! ”

“Somos más populares que Jesús” – John Lennon

Después de estas cuatro frases tan rotundas, la mayoría habrá descubierto que hoy ha entrado un escarabajo en nuestro escondite subterráneo. Y traía una orden desde el cielo de los insectos. Explorar uno de los misterios que encierra la intrigante y famosísima portada de un disco mítico. Abbey Road. Los Beatles. El impagable adiós del mejor grupo de la historia.

A primera vista, Abbey Road es una imagen de lo más vulgar. Cuatro jóvenes cruzando un paso de cebra. Sin ninguna letra, sin ningún título. Simple…
¿Entonces por qué gusta tanto? ¿Qué tiene esta foto que no tengan otras? ¿Por qué es tan imitada? ¿Por qué a veces algunas ideas de última hora se vuelven geniales?
Coloquemos una lupa sobre esta historia. Veamos algunos detalles que nos ayuden a entenderla. 1969. Londres. Los cuatro de Liverpool están en el estudio de Abbey Road a punto de terminar las grabaciones del que sería su último álbum. Aunque un año después se publicaría “Let it be”. Cosas de los productores…
Si la historia del éxito del grupo fuera una expedición a una montaña, en esta etapa estarían descendiendo, acampados en el campo base 2. La tensión en el estudio es comparable a la que existiría en una partida de póquer a vida o muerte. Prefieren mirar al suelo que discutir, prefieren pasar que apostar, pero siempre expectantes. Atentos. Se muerden la lengua para que no se acumule mucha basura en el centro del tapete. No quieren que la banca salte por los aires…
The Beatles ya no es la marca de las impecables medias que embellecen aún más las fabulosas piernas de Raquel Welch. Sus carreras se descosen sin prisa pero sin pausa…
Y es entonces, cuando una voz amodorrada sobresale sobre las demás…
“Oye, ¿por qué no salimos ahí fuera, hacemos la foto de la portada, y llamamos el disco simplemente Abbey Road?”. Fue un 8 de Agosto, un gran día, y no sólo porque sea mi cumpleaños. O sí…
Pero antes, remontémonos un poco…
En 1968 la relación de John Lennon con Yoko Ono empezaba a crispar al resto de miembros. “Se me hacía muy difícil escribir cuando Yoko estaba allí, hubiera podido decir: I Love You Baby, pero cuando Yoko me observaba yo siempre pensaba que debía encontrar algo inteligente y de vanguardia.” (Paul). “Desde 1969 John Lennon se convirtió en otro hombre.” (Ringo). Los Beatles necesitaban convivir bajo cuarentena en todas sus grabaciones, sin embargo, en la grabación del “White album”, la artista nipona estuvo presente en todo el proceso de grabación. El consumo de drogas de Lennon había aumentado y Paul McCartney decidió grabar varios temas del nuevo álbum por separado. Eran días de envidias y broncas. Rumiaban entre bambalinas la mejor forma de esfumarse, querían triunfar en solitario. O simplemente vislumbraban objetivos vitales diferentes. Eran imanes para la buena música, pero ahora tenían la misma carga. Y se repelían. Sólo estaban de acuerdo en una cosa. El cuento no podía acabar así, necesitaban hacer un último esfuerzo. Había que recuperar el espíritu Beatle, así que unos meses antes de aquella inocente frase que los empujó a la calle de al lado, Paul se presentó ante George Martin y le pidió que produjera otro disco “Como en los viejos tiempos”…
Durante la grabación de Abbey Road hubo una pequeña tregua, el ambiente no era tan tirante como cuando grabaron Let it be, ya no estaban tan agresivos, porque todos sabían que aquello era el final definitivo. Se comportaron. Ya sólo quedaba cerrar la puerta para completar la mudanza. Desde luego, no colaboraban tan estrechamente como en el pasado, cada uno llevaba sus canciones y el resto del grupo las tocaba. A pesar de todo, una gota de talento cayó en el charco de mugre, purificándolo. El resultado fue arrebatador. John Lennon y Paul McCartney frotaron la lámpara del genio y compusieron algunas de las mejores canciones de su repertorio.
Abbey Road se publicó el 26 de septiembre del 69; una semana después era número uno en las listas británicas. A finales de ese año había vendido cuatro millones de copias y en 1980 se había llegado ya a los 10 millones. Si hubo un grupo que supo decir hasta aquí con estilo, ése fue Los Beatles.

Y sin embargo, estamos ante una prueba más de que las casualidades a veces son tan relevantes como las certezas. No tenían ni la mas remota idea de cómo titular el LP hasta que vieron cruzar a Geoff Emerick, el ingeniero de sonido, con un paquete vacío de unos cigarrillos de la marca Everest. ¿Y por qué no viajar hasta los pies de la legendaria montaña para una sesión fotográfica? Al Himalaya, qué buena idea…
Y de ahí saldría la portada. Y por supuesto, era un gran título. Everest. El pico más alto de la tierra. Otra vez en lo más alto…
Pero no hubo consenso. Ringo se negó, él no volaría a ningún lado…
Y entonces, alguien habló tímidamente…
“Oye…”
John llamó a Ian McMillan, amigo suyo y de Yoko, para que realizara las fotos y acordaron que eso sería la mañana del 8 de Agosto de 1969.
Para evitar complicaciones la policía detuvo el tráfico de 11:30 a 11:40, diez minutos que aprovecho Ian para realizar la producción, de hecho, en la portada del disco se puede ver una camioneta policial aparcada en la acera derecha. 6 tomas entre las que Paul eligió la portada de Abbey Road. No hubo, sin embargo, restricción para el tráfico peatonal, y la foto muestra algunas de las personas que estaban en la calle en ese momento.

El escenario está situado justo enfrente de la puerta de los estudios de grabación donde los Beatles trabajaban. Un paso de cebra. El vestuario, tal como iban vestidos aquel día.
El fotógrafo Ian McMillan colocó la cámara en medio de la calzada e hizo que los Beatles recorrieran cuatro veces el paso de cebra en ambos sentidos mientras disparaba. Clic, clic, clic. Para la contraportada, McMillan fotografió un añejo letrero donde el nombre de la calle figuraba en baldosines empotrados en una pared de ladrillo.

Y aquí comienza el misterio. Y un juego de simbologías que podría recordarnos vagamente los de la Biblia…
¿Me he pasado? ¿Me he quedado corto?
En resumen, y para no ser muy pesado, se decía que Paul sufrió un accidente en 1966. Y murió. Los Beatles prefirieron no decir la verdad y lo sustituyeron por un doble. William Campbell.

El rumor de la supuesta muerte y reemplazo de Paul McCartney apareció por primera vez en 1969. Comenzó con una llamada que alguien llamado “Tom” hizo a Russ Gibb, un famoso Radio DJ de la WKNR-FM. Gracias al chivatazo, el Disc Jockey narró por radio una de las leyendas urbanas más memorables de todos los tiempos: la supuesta muerte de McCartney y el posterior encubrimiento.
Poco después, Fred Labour, un estudiante de la Universidad de Michigan, publicó un curioso análisis en el periódico de la Universidad sobre “Abbey Road”, el disco publicado por los Beatles en ese mismo año. Fred aseguraba que en la portada y las letras del disco se encontraban numerosas pistas que delataban la existencia de una gran conspiración para ocultar la muerte de Paul.
Según los ”expertos” ( Siempre hay expertos para todo), los cuatro Beatles forman un cortejo fúnebre en la portada de Abbey Road. John, de blanco, es el predicador; Ringo, de negro, el empresario de pompas fúnebres; George, con ropa vaquera, sería el enterrador, y Paul, por supuesto, el muerto.
Las pruebas se amontonan: Paul lleva los ojos cerrados, como un cadáver; sostiene un cigarrillo con la mano derecha siendo zurdo, lo que prueba que el de la foto es un impostor; lleva el paso cambiado con respecto al resto de sus compañeros y, ésta es la mejor, ¡va descalzo!, lo que significa, según extraños razonamientos religiosos, que está totalmente muerto.
Ante la ola de estupideces que estaba inundando la actualidad, McCartney tuvo que salir a la palestra para dar unas absurdas explicaciones. ¡Estoy vivo!, llegó a decir. Y con respecto a lo de los zapatos, comentó que aquel día hacía calor y que en un momento determinado se los quitó sin más. De hecho, en fotos desechadas de la misma sesión, aparece calzado con unas sandalias. Muy inglés…
El Volkswagen solía estar aparcado allí a menudo, aparece a la izquierda de la imagen, y era propiedad de alguien que vivía en el barrio. O de un empleado. Pero también concitó algunas pruebas acusatorias. La matrícula del escarabajo es 28IF (traducido sería “28 Si”). Es decir, Paul tendría 28 años si estuviera vivo. Realmente Paul tendría 27 años, pero según algunas tradiciones indias en las que Paul creía (y algunas chinas), el año cero se cuenta como el primero. Esta misma matrícula empieza por “LMW”, que quiere decir “Linda McCartney Waits”, Linda McCartney espera.
Hasta el mismo Paul McCartney se tomó el asunto en broma, qué iba a hacer, y varios años después, en 1993, ironizó sobre esto en su disco en vivo, “Paul is live” (ya el título era irónico).
En la portada del mismo aparecía él solo sobre Abbey Road paseando su pastor inglés, y el escarabajo blanco, estacionado en el mismo lugar, tenía por matrícula LMW 511F (su edad en ese momento).

Hay teorías que implican directamente a los integrantes de Liverpool. Dicen que son los instigadores del misterio. Hay infinidad de pruebas al respecto en Internet. Os recomiendo que compréis un espejo. Si tenéis el disco a mano. Grabaciones al revés en las canciones, números telefónicos que contestaban automáticamente “te estás acercando” o “cuídate de Abbey Road”, portadas reveladoras para ojos entrenados y la que podría ser la señal más clara, en 1966 los Beatles dejaron de dar conciertos en vivo…
Hay interpretaciones de todo tipo. En la contraportada, la palabra Beatles está cortada, se ve un pedazo del vestido azul de una mujer (Rita), que dicen, fue lo último que vio Paul antes de morir. Un grupo de agujeros forman el número 3; los Beatles restantes. Si se mira la palabra Beatles verticalmente, la B parece una calavera…
Las Canciones dicen:
Come Together: “..he say I know you, you know me..” “he got early warning..” “..he say one and one and one is three. Got to be good looking cause he’s so hard to see..” “..He got hair down to his knees..” “..He got monkey fingers..” Cuando una persona muere, su pelo y uñas siguen creciendo. You Never Give Me Your Money: “..one, two, three, four, five, six, seven, all good children go to heaven..”

Aquí os dejo un artículo que he encontrado en Internet y en el que se explica bastante bien la historia. ¡A disfrutarla!
Jejeje…
En fin…
No olvidéis que el mayor de los misterios es el hombre.

Los (supuestos) hechos

El supuesto accidente de tráfico de Paul Mc.Cartney sucedió, según la historia, a principios de noviembre de 1966, bien el 1 de ese mes, el 5 o el 9. Las distintas variaciones de la historia básica apuntan a uno de esos días. Sea como fuese, ocurrió de madrugada y, según algunas fuentes, en miércoles.
Los Beatles se encontraban preparando en ‘Abbey Road’ el inicio de las grabaciones de ‘Sargeant Pepper’s Lonely Hearts Club Band’, que se produciría el 24 de ese mismo mes. Por alguna razón desconocida, se produjo una discusión entre Paul y los otros beatles que hizo que Mc.Cartney saliera irritado y se marchase al volante de su ‘Aston-Martin’. Paul condujo varias horas. El tiempo era lluvioso. Según unos, recogió a una autoestopista que estaba empapada por el aguacero. Según otros, la chica en cuestión no existió. Sea como fuere, a las cinco de la madrugada del miércoles 9 de noviembre de 1966 (ni el 1 ni el 5 caen en miércoles), Paul perdió el control de su coche y se estrelló contra un camión de color amarillo o (atendiendo a otras fuentes) contra un muro de piedra. La joven acompañante (si se admite su presencia) hubiese sido la causante del suceso, al haberse apercibido, una vez acomodada en el coche, de que su benefactor no era otro que el beatle Paul. Su reacción espontánea habría provocado la pérdida de control del ‘Aston-Martin’.
Como resultado del trágico choque, Paul Mc.Cartney murió en el acto al salir despedido por el parabrisas. De hecho, hubiera sufrido terribles heridas en la cabeza provocadas por los cristales: horribles cortes, pérdidas de dientes, posible decapitación e introducción violenta de uno de los limpiaparabrisas en el rostro. El joven músico hubiese quedado irreconocible. La acompañante también habría muerto. Los primeros auxilios fueron prestados por otros automovilistas, que no fueron capaces de reconocer al beatle debido a sus heridas.
Alertado Brian Epstein por la primera patrulla de policía que acudió y comprobó la matrícula del coche siniestrado, acudió al lugar y logró que el atestado policial no hiciese referencia a la muerte de Paul: sin duda era su coche, pero el conductor debía de ser un amigo del beatle. En el informe policial se haría constar que un hombre joven, de cabello largo, había fallecido como resultado del accidente, pero nunca se le identificaría. Los seguidores de la teoría de la muerte de Mc.Cartney afirman que el accidente existió y tuvo lugar en el día y la hora que se han indicado, que el atestado policial fue descubierto por los investigadores y que sólo la rapidez de Epstein evitó que el asunto se filtrase a la prensa. Aún así, en Londres corrió el rumor durante noviembre de 1966 de que Paul Mc.Cartney había muerto. Enterados los demás beatles del acontecimiento, acordaron sustituir a Paul por un doble que ya estaba identificado desde 1965, cuando ganara un concurso de dobles de Mc.Cartney.
El sujeto en cuestión se llamaría William Campbell y su fotografía nunca se habría hecho pública, pese a ser el ganador del concurso. Campbell, de origen escocés, pasaría a finales de 1966 por varias operaciones de cirugía estética y por cursos de entrenamiento para hacerle cumplir con suficiencia su papel.
Durante ese periodo, los Beatles como tales no hicieron ninguna sesión fotográfica y el mismo 10 de noviembre de 1966 anunciaron (y esto es un dato absolutamente cierto, proporcionado por Peter Brown) que no volverían a dar conciertos en vivo. La conspiración estaba montada. Hasta Jane Asher participaría en ella durante los primeros dos años. Esto es lo que dice la variación más creíble de la historia, porque hay otras versiones que insinúan que el accidente no fue tal, sino que estuvo organizado por la CIA, que veía en los Beatles a un peligroso cóctel de ideas revolucionarias, izquierdistas y anti-establishment. Muerto Paul, la fuerza del cuarteto se diluiría y la juventud norteamericana volvería a ser más convencional y manejable. Sea como fuese, el Paul que grabó ‘Sargeant Pepper´s’ no era, según esta historia, el verdadero Paul.
Entonces… ¿Murió Paul McCartney en noviembre de 1966? ¿Era William Campbell quien tomó su puesto a partir de esa fecha? La respuesta, la única conciliable con el sentido común, es, por supuesto, que no murió y que sigue bien de salud en pleno año 2000. Pero, curiosamente, el montaje ‘Paul Ha Muerto’ sí existió, y fue impulsado casi con toda seguridad por los propios Beatles, que crearon las pistas y que se complacieron en sugerir a los fans toda la historia completa. Lo hicieron con tal verismo y sembraron su obra con tantas claves falsas que, efectivamente, todo (excepto el sentido común y la lógica) llevaban a suponer que a McCartney le había pasado algo a finales de 1966. Vamos a tratar de desembrollar todo este confuso asunto, y lo vamos a hacer desmontando cada una de las partes de la historia y respondiendo a las preguntas fundamentales. Veamos.
¿Salió Paul McCartney de ‘Abbey Road’ a toda velocidad en su ‘Aston Martin’ el 9 de noviembre de 1966 y se mató poco después en un accidente de tráfico?
No. Paul sí poseía un ‘Aston Martin’ y acostumbraba a conducir rápido, pero no hay constancia en los registros policiales de que sufriese un grave accidente de automóvil con ese coche, ni el 9 de noviembre de 1966 ni en ninguna otra fecha. Es imposible pensar que un siniestro de tal magnitud hubiese podido ser ocultado a la policía. Además, la historia básica en la que se cimentó el rumor y el montaje es apócrifa, dada la falsedad de otro importante hecho constatado: Los Beatles estaban de vacaciones el 9 de noviembre de 1966 y no utilizaron ‘Abbey Road’ hasta que volvieron a reunirse el 24 de noviembre. Ni siquiera es seguro que McCartney estuviese en Londres mientras las vacaciones duraron. Seguramente estuvo en Liverpool, como veremos más adelante.
¿Es cierto que ya en enero de 1967 se rumoreó que Paul había muerto en un accidente de coche ocurrido ese mismo mes en Londres?
Sí. El 7 de enero de 1967, antes del montaje de la historia en sí, se extendió el rumor en Londres acerca de la supuesta muerte de McCartney en un accidente de tráfico causado por el hielo en la M1, en los alrededores de la capital británica. La noticia se emitió por una emisora de radio, pero cuando un agente de prensa de Los Beatles trató de comprobarla llamando por teléfono a la casa de McCartney en Cavendish Avenue, el propio Paul contestó las llamadas y, por supuesto, desmintió la noticia: había estado en casa todo el día y ni siquiera había utilizado el coche. Un artículo que contaba estos hechos apareció en un ‘Beatles Book Monthly’ de febrero de 1967. Se cree que este falso rumor y la conmoción que creó en apenas unas horas fueron los que incitaron a Los Beatles a crear la historia de la supuesta muerte de Paul. Tuvieron tiempo más que suficiente (6 meses) para sembrar ‘Sgt Pepper’ de pistas y claves falsas. Y las que a ellos no se les ocurrieron, las inventaron investigadores y aficionados de toda índole.
¿Se basó el falso rumor de 1967 en algún hecho cierto?
Sí. Al parecer, hubo un accidente de coche a finales del 66 o principios del 67 y en ese accidente hubo un beatle implicado… sólo que no era Paul. Era Lennon, y el suceso no causó la muerte a nadie. Se trató únicamente de una pequeña colisión nocturna en circunstancias no aclaradas pero que pudieran estar relacionadas con la escasa pericia de John Lennon al volante. Lennon sufrió otro accidente de coche bastante más grave en los 70 y en esa ocasión también conducía él. El falso rumor de enero de 1967 acerca de Paul se creó, con toda seguridad, a partir del accidente real de John a finales del 66 o principios del 67.

¿Sufrió Paul McCartney algún percance que justificará el diente roto y las pequeñas cicatrices que tenía a finales de 1966?
Sí. Muchos fans de Los Beatles se dieron cuenta de las pequeñas cicatrices que McCartney tenía en la cara (y más en concreto, en la zona de la boca) Y muchos también se dieron cuenta de que Paul lucía un diente roto en el vídeo promocional de ‘Paperback Writer’ (vídeo que, por cierto, había sido grabado en mayo, meses antes de los supuestos hechos de la noche del 9 de noviembre del 66) La verdad es que Paul sí sufrió un accidente en noviembre de 1966, pero no fue de coche ni se mató como consecuencia del mismo. El accidente fue de moto. Paul estaba de vacaciones en noviembre del 66 y pasó unos días en casa de su padre, en Liverpool. Allí se encontró con Tara Browne, el famoso heredero de la fortuna de los Guinness, amigo de Paul y de su hermano Mike. Una tarde, Tara y Paul McCartney salieron en moto para visitar a una tía de Paul y Mike. El beatle tomó una curva a excesiva velocidad y se salió de la carretera, golpeándose y siendo despedido por encima de la valla protectora. El accidente ocasionó a McCartney diversas rozaduras en la cara, un corte en el labio superior y daños en su dentadura. Para evitar publicidad, se avisó al doctor de la familia para que cosiera la brecha del labio, que era la herida más seria. De este pequeño percance es de donde salieron las posteriores cicatrices y marcas y no de la fantasiosa operación de cirugía estética a la que William Campbell habría debido de someterse para acentuar más su parecido con el beatle desaparecido. Apuntemos un par de hechos más: (1) Paul se dejó bigote para ocultar la cicatriz del labio y, de paso, creo una nueva moda internacional una vez que los demás Beatles le copiaron el mostacho (2) Tara Browne falleció en un accidente de automóvil a finales de 1966, al saltarse un semáforo en rojo. Fue este accidente mortal de Browne el que inspiró parte de la letra de ‘A Day In The Life’, y no la inexistente muerte de McCartney.
¿Se separó Jane Asher de ‘Paul’ justo después del hipotético gran cambiazo de noviembre de 1966?
No. Ésta era una de las pruebas preferidas de los investigadores de la muerte del beatle. Paul muere en 1966 y Jane Asher deja a su doble a principios de 1967, asqueada por la operación pero obligada a no revelar nada. Sugestivo, pero falso. Falso es que el joven músico muriera y falso es que Jane Asher le dejase a principios de 1967. De hecho, la pareja anunció su compromiso oficial el 25 de diciembre de 1967, después de más de cuatro años de relación. El noviazgo se rompió en algún momento posterior a junio de 1968 y no, desde luego, en enero de 1967.
Entonces ¿las supuestas pistas y claves de la falsa muerte no existen?
Sí, existen. Precisamente es lo único que de verdad existe en toda esta historia. Los Beatles decidieron colocar diversas claves sobre la ficticia muerte de Paul en varias canciones y portadas de sus discos, a partir de 1967. Las claves o pistas hacían alusiones indirectas al falso accidente de tráfico y a la falsa desaparición de McCartney. Estas claves existen y se pueden encontrar, pero son una broma de los Fab Four, que eran bien conocidos por su sentido del humor. Hay todo tipo de claves que pueden verse en la portada de ‘Sgt. Pepper’ y ‘Abbey Road’ y otras muchas pueden escucharse en algunas canciones de Los Beatles si se dispone de la imaginación suficiente pero todas ellas (a) tienen su explicación (b) deben tomarse como parte del montaje o (c) sencillamente fueron inventadas por fans dispuestos a descubrir la terrible conspiración que ocultaba la muerte de Paul McCartney.

Abbey Road: La portada más conocida de los Beatles, con los cuatro cruzando el paso de cebra. En realidad se trata de una alegoría del entierro de Paul McCartney. John va el primero con un impecable traje blanco, representando al sacerdote. Ringo va detrás. Su traje es negro, como el de los empleados de pompas fúnebres. George cierra la comitiva vestido de pantalón y camisa vaqueros, representando al enterrador. Entre Ringo y George está Paul, el muerto. Es el único que lleva el paso cambiado, simbolizando que está en otro plano. Es el único que va descalzo (los muertos no necesitan zapatos) y es el único que lleva un cigarrillo, seguro que por aquello de «cenizas a las cenizas». Pero lo más morboso de todo es que tiene los ojos cerrados…
Además, en la matrícula del Volkswagen aparcado en la acera puede leerse: «28 IF» (28 SI, en español). Paul McCartney habría tenido 28 años si hubiera estado vivo en el momento de la foto.

La misteriosa foto de William Campbell que aparece en el ‘Doble Blanco’ es realmente de Paul disfrazado. El parche bordado que luce en su casaca de la portada de ‘Sgt Pepper’ y en el que se lee ‘OPD’ no significa ‘Officially Pronounced Dead’ (Declarado Oficialmente Muerto) sino ‘Ontario Police Department’, y le fue entregado por los servidores del orden de la ciudad canadiense. La foto de espaldas en el interior de la carpeta de ‘Sgt Pepper’ no se tomó así para indicar nada siniestro, sino porque Mc.Cartney no estaba en Londres cuando se celebró esa sesión de fotos (estaba en Estados Unidos) Paul no aparece descalzo en la portada de ‘Abbey Road’ para insinuar su muerte, sino porque se acababa de quitar las sandalias que llevaba puestas, debido al caluroso día. John no dice ‘I buried Paul’ (‘Yo enterré a Paul’) al final de ‘Strawberry Fields’, sino ‘Cranberry Sauce’. Las interpretaciones de las letras de varias canciones de ‘Sgt. Pepper’ son sólo eso, interpretaciones bastante imaginativas. Y así podíamos seguir durante horas. Todo era una broma.
¿Cuáles son las pistas que los propios Beatles colocaron?
Desde luego, algunas de las pistas falsas sólo pudieron ser creadas por los propios Beatles, que fueron quienes pre – diseñaron y dieron el visto bueno a la carpeta de ‘Sgt Peppers’ o a la de ‘Abbey Road’, por ejemplo. El parche ‘OPD’ es una buena muestra. Aunque su origen fuese la policía de Ontario, las iniciales y el hecho de estar en la casaca de Paul son circunstancias que sólo el grupo pudo establecer. La foto con Mal Evans de espaldas ocupando el lugar de Paul entra dentro de este grupo de ‘auténticas claves falsas’. Lo mismo podemos decir de muchos otros pequeños detalles que pueden verse en ‘Sgt Peppers’, como (a) el arreglo floral en forma de guitarra que se ve a los pies del grupo, en el que parece leerse ‘Paul?’ (b) el ‘Aston Martin’ de juguete que aparece en la parte derecha, cerca de una muñeca (c) George Harrison apuntando a una sugestiva parte de la letra de ‘She´s Leaving Home’ (“Wednesday morning, at five o clock…” ) y (d) el truco del espejo, probablemente la mejor de todas y descubierta recientemente. Si tomáis la portada de ‘Sgt Pepper’ y colocáis un pequeño espejo perpendicularmente en la mitad horizontal de la frase ‘Lonely Hearts’ (la que aparece en el bombo de la banda) de tal modo que cada letra quede dividida en dos por el espejo, veréis cómo os aparece un mensaje oculto que dice “1 One IX He Die”, es decir “9 11 Él muere’. El pequeño rombo contenido en el mensaje apunta directamente a la foto de Paul Mc.Cartney, así que no puede estar más claro ni ser más lapidario: Paul muere el 9 de noviembre. Esta clave, ingeniosa como ninguna, fue descubierta por un estudioso del tema, un tal Gary Patterson, cuando supo que el diseñador del logo del bombo fue un tal Joe Ephgrave. Se fijó en que la palabra ‘Ephgrave’ parecía una contracción de ‘Epitaph’ y ‘Grave’ (epitafio y tumba) y conociendo la obsesión que Lennon sentía por Lewis Carroll y su ‘Alicia en el País de las Maravillas’, este investigador comenzó a hacer pruebas con espejos y encontró la pista, tan falsa como cualquier otra, pero indudablemente colocada por Los Beatles.
¿Fue la historia de la muerte de Paul una creación de los medios de comunicación?
No. La creación corrió a cargo de Los Beatles, que tal vez esperaban que el asunto fuese una broma divertida. La difusión sí fue cosa de los medios. Nadie prestó ninguna atención hasta octubre de 1969, cuando el montaje fue destapado por un par de emisoras de radio norteamericanas (la WKNR – FM de Detroit y la WMCA – AM de Nueva York) que se lo creyeron todo y lanzaron al mundo la noticia de la posible muerte oculta de McCartney. El 12 de octubre de 1969, una llamada anónima anunció los hechos a Russ Gibb, un locutor de la WKNR. El 21 de octubre apareció un artículo titulado ‘Is Paul Dead?’ en un diario de Chicago. Y Alex Bennett, de la WMCA, viajó a Londres para ‘investigar’ los hechos y terminar de embarullarlo todo. Bennett regresó diciendo que todo apuntaba a la muerte de Paul y que la única manera de probar lo contrario era comparar las huellas dactilares del músico tal y como eran en 1965 con las del suplantador Campbell de 1969. Hasta hubo un programa de TV en el cual Peter Asher (hermano de Jane y mitad del dúo ‘Peter & Gordon’) y Allen Klein (entonces mánager financiero de Los Beatles) se hartaron de desmentir la ficticia muerte. Nadie les hizo caso. Tampoco se lo hicieron al propio Paul cuando, saliendo de su retiro en Escocia, negó tajantemente la historia. La broma había escapado ya al control de todos y consiguió perpetuarse hasta nuestros días. Lo creáis o no, hay todavía un sector de fans de Los Beatles que sospecha seriamente que McCartney dejó la vida en alguna carretera inglesa, un miércoles 9 de noviembre de 1966, a las 5 de la madrugada. Sin embargo, como os hemos expuesto en esta segunda parte del ‘Expediente Paul Is Dead’, tal creencia es, sencillamente, un ingenioso disparate patrocinado, eso sí, por los propios Beatles.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: