Posteado por: gorkairiondo | abril 10, 2008

COLECCIÓN DE FOTOGRAFÍAS

Fuente y copyright: www.worldpressphoto.org

Hola, queridos y anónimos lectores…

¿Qué os sugiere? ¿Qué importancia tuvo en el desenlace de aquella odiosa guerra? ¿Sirvió para algo? ¿Conocéis bien la historia? ¿Qué sentís? ¿Qué podemos hacer para que nunca vuelva a repetirse?

Es una fotografía muy famosa, sí. De las más impactantes que he visto nunca, una imagen inolvidable…

Espero que esta colección fotográfica que emprendo hoy de una forma tan sobrecogedora, consiga darnos a conocer algunas de las mejores fotografías de la historia. Y demostraremos que éste, también es un arte capaz de remover sentimientos, y que no sólo sirve para mostrar a los amigos nuestro último viaje a Túnez, o para las coloridas portadas del Marca. Habrá fotos brutales, que me han zarandeado el estómago, y otras en cambio, serán tiernas y relajantes, algunas destacarán por su valor histórico, otras por su belleza artística y otras por las anécdotas, los testimonios o los trágicos sucesos que esconden. No me engaño, mi criterio no tiene por qué coincidir con el vuestro, algunas os parecerán malísimas a pesar de sus innumerables premios, pero sé que otras las interiorizaréis para siempre, porque muchas de ellas, es indudable, destapan del tarro de nuestras esencias, fragancias impregnadas de magnetismo y de repulsión…

En fin, aquí comienza esta dramática historia, que desgraciadamente sucedió en la realidad…

Situémonos…

8 de Junio de 1972.
Phan Thi Kim Phuc, en el centro, corre de la escena donde los aviones de las tropas sudvietnamitas han lanzado Napalm, en Trangbang, Vietnam del Sur.

Las palabras del fotógrafo, Huynh Cong ‘Nick’ Ut.:

” Quiero que cuando la gente vea esa foto entienda que no quiero más guerras en el mundo. Hay que acabar con las guerras. No debe haber más fotos de quemaduras de napalm. No sólo hablo de la guerra de Vietnam. No debe haber ninguna guerra. ”

El fotógrafo es el vietnamita Nick Ut, de AP y ganador de un Pulitzer. Después de sacar la foto llevó a Kim a un hospital sudvietnamita, desde donde la trasladaron al Hospital Barsky. Allí pasó 14 meses recuperándose.

Nadie esperaba que Kim Phuc sobreviviese. Tenía quemaduras de tercer grado que cubrían la mitad de su cuerpo. Necesitó muchas operaciones y años de terapia. Tras dos años de sufrimiento y lucha, volvió a su aldea. Fue un milagro.

A los 10 años de tomarse esta fotografía, un fotógrafo alemán encontró a Kim. El gobierno la había sometido a interminables entrevistas y funcionarios comunistas la habían llevado a la ciudad de Ho Chi Minh para que apareciese en películas propagandísticas. Había sido obligada a dejar la escuela y volver a su provincia en la que, como “símbolo nacional de la guerra”, estaba sometida a una supervisión cotidiana.

En una entrevista para la BBC de Londres, Nik Ut recordó ese momento: “ Empecé a ver columnas de humo y mucha gente que corría. Vi a una señora que corría y pedía ayuda con un bebé muerto en sus brazos. Entre el humo negro vi a Kim Phuc que corría gritando “ nam ua, nam ua” (demasiado caliente) y tomé muchas fotografías”. Nik cuenta que dejó su cámara a un lado, pensando, “ no quiero que muera”, levantó a la niña y le dio un poco de agua, la cubrió con una manta y la llevó al hospital en su coche. Después fue hasta su oficina y se puso a revelar las fotos. Cuando apareció, nítida, la imagen de Kim Phuc corriendo, se llevó las manos a la cara: “ ¡Dios mío, es una gran foto!”. No tardó en hacérsela llegar a su editor. Pero éste pensó que no iba a poder publicarse, ya que en esa época no se permitían fotos con desnudos frontales. Sin embargo, cuando llegó Horst Faas, el jefe de la oficina, y vio la imagen, les dijo: “ Enviemos esta foto inmediatamente, ahora mismo, no me importa lo que digan”. Para Nik Ut, esa foto tuvo un gran impacto, y aún hoy la gente habla de ella, mientras su autor, que va todos los años a Vietnam, comenta que allí la gente le dice: “ Nik, tu foto cambió la guerra”.

La niña de la fotografía, Kim Phuc, actualmente vive en Toronto (Canada) y además de ser embajadora de la UNESCO, preside la “Fundación Kim Phuc”, dedicada a ayudar en todo el mundo a niños víctimas de la guerra.

Kim Phuc: “ Cualquiera que vea esa fotografía puede ver la profundidad del sufrimiento, la desesperanza, el dolor humano de la guerra, especialmente para los niños. Cuando veo esa imagen una y otra vez, agradezco a Dios que el tío Nik congeló ese momento de la historia con su fotografía, y permitió que las próximas generaciones vieran lo que puede ser el horror de la guerra”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: